El fenómeno de Liberace

Hablar de espectáculos y excentricidades en Las Vegas no sería igual, si no se menciona dentro de ellas al muy exitoso y excepcional pianista, cantautor y autor, Władziu Valentino Liberace, conocido en el mundo de la fama como Liberace únicamente. Considerado el artista mejor pagado en todo el globo terráqueo, la carrera artística de este fenómeno abarcó cuatro décadas, arropadas por su exuberante estilismo en escena y los llamativos vestuarios utilizados en cada una de sus presentaciones artísticas.

Excéntrico pero excelente

Reconocido como un icono inolvidable en la historia musical de Norteamérica. Este famoso personaje convirtió Las Vegas en su hogar de tiempo completo, exceptuando esta condición solo en aquellos momentos donde debía realizar numerosas giras por todo el mundo. Dotado de habilidades excepcionales en el manejo del piano y una inteligencia notable desde muy niño, según sus biografías.

Su residencia en Las Vegas, le permitió influenciar dentro de la música en esa ciudad, y es que, el contraste de las extravagancias en la ciudad con las que Liberace se presentaba en cada uno de los espectáculos se destaca como una combinación perfecta para dar vida a cualquier escenario de Las Vegas donde el pianista hiciera acto de presencia para llevar a cabo sus maravillosas interpretaciones.

El talento de Liberace causó furor en todo el mundo, cooperando para ello, su particular elegancia al vestir extravagantes capas con plumas de colores y abrillantadas decoraciones, con una escenografía ajustada a sus exigencias; pianos forrados de pedrerías desde donde se entonaban las melodías más ligeras y agradables para el público asiduo a los conciertos del inmortal Liberace.

Los memorables clásicos de la música también entraban en las impecables interpretaciones realizadas por este personaje, acompañada de sus adaptaciones personales, exclusivamente realizadas por reconocidos maestros musicales.

Además de sus cualidades notables para la música clásica, la simpatía hacía su público, con quienes mantenía un acercamiento visible y el sentido de responsabilidad e ímpetu en cada uno de sus espectáculos, distinguían a éste pianista de cualquier otro en el mundo entero, estos aspectos, aportaron a su carrera gran posición en cada uno de los países que recorría en su gira, hasta que llegó a convertirse en un fenómeno mundial.

Esta cercanía se evidenciaba en la manera peculiar de finalizar cada una de sus actuaciones, donde invitaba al público asistente a escalar en el escenario para tocar su atuendo, accesorios y hasta sus manos. Ante la crítica de famosos, este aspecto se evidenció como un acto ampliamente beneficioso para su show, además de derrochar elegancia en el escenario, permitirá que sus seguidores, puedan palpar su decorosa apariencia.

Un hombre reservado, pero pretensioso

A pesar de las excentricidades que caracterizaban la vida artística de este fenómeno mundial, Liberace era considerado un hombre reservado, de hecho, de su vida personal es muy poco lo que fue público hasta su fallecimiento en 1987. Fascinado por los temas de la realeza, el protocolo, la ceremonia y el lujo, este famoso interprete de melodías en el piano, era definido como conservacionista en temas relacionados a la política y la fe.

Se regodea entre ricos y famosos dentro de su círculo social y actuó de manera sorprendente en espectáculos para personajes de la realeza o política como por ejemplo presidentes de algunas naciones que se declaraban fervientes seguidores de su música y espectacular puesta en escena.

Previous Article
Next Article